Santiago

Morilla—
















Sala Alta

Palacio de los

Condes de Gabia

26.03 — 21

20.06 — 21








Los estudios y experimentos sobre la comunicación entre las plantas nos indican que todos los seres vivos nos relacionamos dentro de un complejo tejido de interdependencias, que nos afectan de manera simbiótica, más allá de lo que los humanos podemos percibir fácilmente. Desde este planteamiento, con el proyecto Traducir un bosque pretendo, con ayuda de la mediación tecnológica, hacer perceptible aquello que no vemos ni oímos, que ni siquiera sabemos o creemos saber sobre las plantas. Así, desde el ámbito de la creación artística contemporánea, como nodo reverberante de distintos saberes y labores multidisciplinares, he compuesto un sistema experimental de comunicación e interacción simbólica entre humanos y plantas; una red que nos invita a considerar que no somos únicamente espectadores, sino cocreadores de la realidad que compartimos con el ecosistema vegetal. Esta iniciativa de traducción nos invita a imaginar una manera más directa e intuitiva de considerar lo que nos están diciendo las plantas que nos rodean. Una cuestión que es, hoy más que nunca, crucial para establecer una convivencia planetaria equilibrada entre los múltiples ensamblajes, solapamientos, mutaciones, coexistencias e interconexiones entre la humanidad, la tecnología y los ecosistemas naturales. Y sin duda urgente, pues –entre otras muchas iniciativas– implica el necesario establecimiento de sinergias entre el arte, la tecnociencia y la política, y apuesta por el abandono definitivo de un modo antropocéntrico de ver y entender el mundo. Nos va la vida en ello.


El visitante de esta exposición en el Palacio de los Condes de Gabia se encontrará, por un lado, un extenso conjunto de obras (35 dibujos en diferentes formatos, 5 vídeos y una instalación robótica) desarrolladas durante los últimos años en torno al concepto de contaminación del paisaje como frontera moral de la humanidad, y a la producción artística como activismo ecosocial. Por otro lado, también podrá interactuar con dos singulares invernaderos que monitorizan tanto los estímulos ambientales externos como las reacciones internas de las plantas. Gracias a la tecnología de realidad aumentada, los datos recogidos por varios sensores se visualizan en tiempo real, y se integran, a su vez, en un paisaje sonoro generativo que complementa la experiencia audiovisual e interactiva de traducción planta-humano. De esta forma, la alianza establecida entre arte y tecnociencia va más allá de los enfoques cortoplacistas y tecnofílicos, y apunta hacia la capacidad de cambiar nuestra comprensión del entorno más directo. Y con ello, apunta al afloramiento de una nueva subjetividad, consciente de las muchas paradojas que nos presentan las nuevas materialidades tecnoecológicas de nuestro tiempo.


El objetivo de este proceso de traducción de un lenguaje que no vemos, oímos ni comprendemos es, en última instancia, poder establecer una conexión con una inteligencia desconocida. Quizás así podamos llegar a amar aquello que termina adquiriendo cierto significado para nosotros a través de la práctica artística.


Santiago Morilla

PROTOTIPo TRADUCTOR DE BOSQUES #2


El paisaje sonoro de esta instalación-invernadero proporciona el aumento informacional de nueve estímulos ambientales externos así como tres de las reacciones internas que afectan a un ficus benjamina (bosque #02). Se trata de uno de los dos prototipos híbridos que se encuentran actualmente expuestos e instalados en el Palacio Condes de Gabia (Granada): Varios microcontroladores (Esp32, Arduino-MKR, SmartCitizen) envían los datos de 12 sensores (intensidad de la luz ambiente, cantidad de CO₂ y de volátiles orgánicos en el aire, humedad en el aire y cerca de la tierra, temperatura en el aire y cerca de la tierra, temperatura de las hojas, valor de pH y nivel de humedad dentro de la tierra, nivel de verdor reflejado por la hoja y cantidad de ruido ambiental. ) a un software que mapea, muestra y reenvía todos los datos a terceros vía OSC. En esta retransmisión se puede ver y oir el diseño del paisaje sonoro (que interrelaciona sensores y sonidos de manera generativa), todo en tiempo real.

Desarrollo conceptual, creación y coordinación de la producción: Santiago Morilla www.santiagomorilla.com + Realidad aumentada: Antonio Puentes (Aran Art Network) https://aran.live/ + Gestión técnica, programación y electrónica de los sensores: Carles Gutiérrez https://carlesgutierrez.github.io + Música: Lucas Bolaño (Aran Art Network) + Interactividad musical y robótica: Joaquín Díaz Durán + Asesoramiento científico: Matilde Barón (EEZ-CSIC) https://www.eez.csic.es/ y Enrique Pérez (IAA-CSIC) https://www.iaa.csic.es + Diseño gráfico: Nacho Limpo https://nacholimpo.com/ y Retrovisor.com http://www.retrovisor.com/